Home > Blog > Manifiesto de las familias de 2º B

Nuestra experiencia como familias con niños confinados 

 Abandonados, así nos hemos sentido. Desde que el pasado sábado día 12 el centro escolar Vicente Blasco Ibáñez nos comunicó el resultado positivo de uno de los niños del grupo burbuja de nuestr@ hij@s, la falta de actuación sanitaria ha sido la norma general. 

Entendimos la improvisación de marzo, pero ahora ya no nos sirve como excusa. Sabían que esto iba a pasar, y no han sido capaces de organizar una buena gestión. 

Desde el sábado hemos estado en diario contacto con el centro escolar, esperando durante días una llamada de Salud Pública. Y el martes nos dicen que somos nosotros, las familias, quienes debemos contactar con nuestros centros de salud requiriendo las PCR pertinentes. Y nos preguntamos dónde está el necesario rastreo de contactos. Nos hemos visto abocadas a una lucha individual con nuestros respectivos centros sanitarios y con el pediatra de turno ante la falta de respuesta colectiva coordinada por parte del organismo competente (Salud Pública). Nos decían que estaban desbordados… el primer caso de grupo burbuja confinado en Elche, y estaban desbordados. Si la falta de recursos es real, miedo nos dá. Si es ineficacia, también. Y si es dejadez, rabia, mucha rabia. 

Más de veinte niñ@s en cuarentana conviviendo o cuidad@s en muchos casos por el sector de la población que sabemos más vulnerable. Nuestros mayores. Y sin saber si son asintomáticos. La tan necesaria prevención tirada a la basura porque nuestros políticos no han sido capaces de hacer los deberes durante estos 6 meses de parón escolar. 

Cerramos el círculo de los despropósitos: ¿somos unos irresponsables los padres y madres dejando a nuestr@s peques con los abuel@s? Lo hemos hecho cruzando los dedos porque a las familias trabajadoras no nos ha quedado otra opción. Mientras los niños y niñas deben permanecer en casa, nosotros estamos obligados a ir a trabajar, sin nigún tipo de permiso laboral que nos respalde ante nuestros empresarios, incluso recomendando los sindicatos que nos acojamos a una baja laboral como único recurso cuando todos conocemos las posibles 

repercusiones. El Plan Cuida sabemos que no es la panacea porque sin cobrar muchas familias están condenadas a la escasez, pero encima ni es fomentado por nuestras fuerzas sindicales. 

Conclusión. Hoy jueves nos conceden final y graciosamente la realización de las PCR a todos nuestros niños. Después de habernos desgastado, preocupado e incluso puede que enfermado. Todo por una incompetencia que nos sorprende y que no estamos dispuestos a aceptar como normal. Esperamos que nuestra vivencia no se vuelva a repetir, que Salut Pública mejore su forma de proceder, y pedimos un reconocimiento laboral a los progenitores trabajadores para poder quedarnos con nuestr@s hij@s en caso de confinamiento del menor. 

Las familias del Blasco nos negamos a aceptar que los poderes públicos dejen desprotegida a su gente, siempre hemos defendido lo público, y en este difícil momento más que nunca. Por eso nos sentimos con el derecho y obligación de exigir la organización, prevención y conciliación que nosotr@s no hemos tenido. Denunciamos en voz alta porque somos el espejo en el que se reflejan nuestr@s hij@s, y por encima de cualquier enseñanza queremos que aprendan a defender y luchar colectivamente por lo que es justo. 

Deja un comentario